Las chicas estudian más y sacan mejores notas

Que las chicas saquen mejores notas, que sean menos propensas a repetir cursos y que las mujeres sean mayoría en las universidades españolas se debe, principalmente, a que dedican más tiempo a estudiar o lo que es lo mismo, a que estudiar es, para ellas, una prioridad.

Estos son algunos de los resultados de un trabajo que tiene como principal fin diagnosticar la situación de los adolescentes para prevenir la violencia sexista. Mediante estos datos, María José Díaz-Aguado, directora del estudio, analiza el comportamiento académico de la juventud y trata de explicar las diferencias que suelen observarse en resultados y titulaciones entre mujeres y hombres.

Sólo el 11,6% de las chicas dedica menos de una hora diaria a estudiar, mientras que eso hace el 31% de los chicos. En el polo opuesto, el 49,6% de las adolescentes reconoce que estudia más de dos horas diarias, frente al 24,4% de sus compañeros.

En cuanto al tiempo dedicado a lecturas que no son propiamente de estudios, el informe muestra, de nuevo, un mayor interés de las chicas: mientras el 47,6% de los chicos no dedica ni un minuto al día a leer (27,4% en el caso de las chicas), el 26,3% de las adolescentes pasa más de dos horas frente a un libro (el 14,5% de los varones).

Por el contrario, las chicas están sobrerrepresentadas entre quienes afirman no dedicar nada de tiempo al deporte (el 33,2%) o menos de una hora al día (32,25%), mientras que la gran mayoría de sus compañeros masculinos dedica más de una hora diaria a hacer ejercicio.

Estos son algunos de los resultados del estudio “Igualdad y prevención de la violencia de género en la adolescencia y la juventud”, realizado por la Universidad Complutense de Madrid en colaboración con el Ministerio de Igualdad, cuyos primeros datos fueron presentados por el delegado del Gobierno para la Violencia de Género, Miguel Lorente.

Entre otros aspectos, Lorente destacó la importancia de la educación en la sensibilización para la prevención de la violencia de género y consideró que la formación preventiva debe iniciarse en la educación primaria.

En dicho estudio han participado 335 centros educativos, 2.727 profesores y 11.020 estudiantes de 3.º y 4.º de ESO, bachillerato y formación profesional. La necesidad de saber a qué dedican su tiempo los adolescentes y cuáles son los papeles que cada sexo reproduce explica la inclusión en un estudio sobre violencia machista estas cuestiones relativas al estudio.

El estudio dirigido por Díaz- Aguado profundiza en la imagen que el profesorado tiene de los alumnos y las alumnas: en los puntos que tienen que ver con estudiar y rendir más y asistir con frecuencia a clase, destaca el papel de las chicas, así como en todo aquello que tiene que ver con la comunicación, el debate, la empatía, el respeto y la ayuda a la resolución de conflictos.

Gloria López-AmecoPress

Compartir este contenido
Temas: ·

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Escribe tu opinión

Los comentarios están abiertos a la participación de todo el mundo, pero cualquier texto que no se atenga a las normas de convivencia y respeto básico será eliminado.
Cuéntanos lo que estás pensando ...